Recuerdan cuarto aniversario de la caída de Bagdad

Nacional / INT

Foto: EFE y AP

09 de abril 2007

Recuerdan cuarto aniversario de la caída de Bagdad

13 fotos, Foto: EFE y AP

09 de abril 2007 »


Cientos de miles de personas convergen en la ciudad santa shiita de Nayaf para protestar contra la presencia de tropas estadounidenses en Irak, en una jornada en que hay hasta el momento un muerto y nueve heridos, según fuentes oficiales.

Envueltos muchos de ellos con la bandera de Irak y gritando consignas como "Sí, sí a Irak" y "Sí, sí a Muqtada. Los ocupantes que se vayan de Irak", los manifestantes comenzaron a desplazarse hacia el centro de Nayaf custodiados por la policía iraquí.

Los iraquíes recuerdan el cuarto aniversario de la caída de Bagdad como un momento cargado al mismo tiempo de sueños y amenazas, que ha derivado en la violenta desestabilización del país y la incertidumbre sobre el futuro de Irak.

"En el momento que vi como las fuerzas estadounidenses arrancaban la estatua de Saddam Hussein con uno de sus vehículos militares sentí que todo iba a cambiar en el país", aseguro Saad Abas, un iraquí de 33 años, recordando el momento en el que hace cuatro años, marines norteamericanos derribaron una estatua de bronce del hasta entonces presidente de Irak en el centro de la capital.

Abas, que regenta una tienda de electrodomésticos cerca de la plaza Fardus, donde se levantaba esa estatua del dictador iraquí, agregó que en aquel momento creyó que el país podría cambiar, sobre todo "después de lo que habíamos escuchado sobre la introducción de la democracia, la libertad, la justicia, la transparencia y centenares de dulces palabras".


Sin embargo, confiesa con amargura que tras cuatro años, todas aquellas esperanzas parecen un sueño lejano "que se evaporó con la caída de todos los aparatos del Estado, la destrucción de la mayoría de los servicios, la violencia y los asesinatos".

Los números y las estadísticas sobre las víctimas en Irak desde la invasión del país publicadas recientemente por varias organizaciones internacionales recogen la realidad de la que hablan los iraquíes.

Desde la invasión del país han muerto unas 600 mil personas según la revista médica The Lancet, y dos millones, según ACNUR, se han visto forzados a abandonar el país y cerca de un millón ochocientos mil se han desplazado dentro del país huyendo de la violencia.

Las autoridades han intentado, hasta ahora sin éxito, restablecer la seguridad y la estabilidad con consecutivos planes de seguridad.

Los manifestantes, envueltos en banderas iraquíes, gritaron consignas anti estadounidenses en las que también pidieron la retirada de las fuerzas de ocupación.

"Muerte a América" coreaban los manifestantes reunidos en la plaza Sadr de Nayaf, situada a 170 kilómetros al sur de Bagdad.

La multitudinaria protesta respondía al llamamiento realizado por Muqtada Al Sadr, quien instó hace cuatro días a todos los musulmanes a que mostraran su rechazo a la invasión de Irak.

Cuatro años después de la caída de Saddam, la ciudadanía iraquí está más dividida que nunca, mientras analistas y políticos muestran cada vez más su temor de que la situación desemboque en un conflicto étnico y religioso.

En la capital, las autoridades han impuesto un toque de queda para el tráfico rodado de 24 horas para garantizar la seguridad, mientras miles de soldados iraquíes y estadounidenses se han desplegado por las calles de la capital y de Nayaf.

Comentarios

Fotos más vistas