Benedicto XVI visita Brasil

Nacional / INT

Fotos: EFE
11 de mayo del 2007

Benedicto XVI visita Brasil

19 fotos, Fotos: EFE
11 de mayo del 2007 »


El Papa Benedicto XVI vista Brasil para una visita pastoral de cinco días, la primera que hace a un país de América Latina.

El Sumo Pontífice expresó un afectuoso saludo a los brasileños y a todos los latinoamericanos y abogó para que la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano siente las bases de una nueva evangelización.

El Papa alemán considera que el granero de católicos del mundo necesita una nueva evangelización para afrontar, entre otros, el problema de las sectas y el avance de sociedades cada vez más secularizadas.

El número de católicos está descendiendo vertiginosamente en América Latina en favor de las Iglesias pentecostales y evangélicas, que solo en Brasil cuentan con 24 millones de adeptos. También están muy arraigadas en México, Guatemala y Chile.

Tras la ceremonia de bienvenida, en la que Benedicto XVI pronunció su primer discurso en tierras americanas, el pontífice fue recibido por las autoridades locales y se le entregaron las llaves de la ciudad.

El Papa afirmó que la Iglesia siempre defenderá la familia, la vida, desde su comienzo hasta su ocaso natural, y a las poblaciones indígenas.

Benedicto XVI canonizó en Sao Paulo a Antonio de Santa Ana Galvao, conocido como Frei Galvao, que se convierte así en el primer santo brasileño.

La misa fue multitudinaria asistida por más de un millón de fieles católicos.

En la misa, oficiada en el aeródromo Campo de Marte y concelebrada por 400 obispos brasileños, el Papa precisó que a partir de el nombre Antonio de Santa Ana Galvao, será incluido en la lista de santos de la Iglesia católica y autorizó que sea "devotamente honrado entre los santos".

Frei Galvao había sido beatificado en 1998 por el Papa Juan Pablo II.

La canonización culmina un proceso que comenzó en 1938, aunque el trabajo más intenso fue a partir de 1991, cuando el arzobispado de Sao Paulo nombró a una monja encargada de preparar la candidatura del nuevo santo.

La historia del fraile, a quien la Iglesia atribuye un primer milagro en 1990 por la curación de una niña en Sao Paulo, fue leída durante la ceremonia por el cardenal portugués José Saraiva, prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos.

Miles de ciudadanos pasaron la noche en vigilia en el Campo de Marte, el aeródromo en la ciudad de Sao Paulo donde se celebró esta misa, a la que asisten también numerosos católicos de otros países latinoamericanos que han viajado a Brasil para la visita pastoral del Papa.

La Policía Militar calcula que unas 800 mil personas asistieron al oficio religioso, mientras que los organizadores estiman que serían un millón, pues tres horas antes de que comenzara la celebración ya había medio millón de fieles congregados.

Esta misa además tiene la particularidad de que es oficiada en portugués, una lengua que el Papa ha usado desde que puso el pie en suelo brasileño, lo que ha sido recibido muy positivamente por los fieles.

En el altar montado para la ocasión fue instalada una fotografía gigante del nuevo santo, nacido en 1739 en Guaratinguetá, municipio del estado de Sao Paulo, y fallecido en 1822.

Los primeros en llegar al Campo de Marte fueron muchos de los jóvenes que participaron el jueves en el encuentro que tuvo Benedicto XVI con la juventud en el estadio de Pacaembú.

Benedicto XVI, quien se desplazó en un automóvil cerrado, pero hizo su entrada en el Campo de Marte en el vehículo panorámico, fue aclamado por el público mientras recorría el lugar.

La misa de canonización de Frei Galvao es la segunda de las tres ceremonias públicas presididas por el Papa en Brasil, donde permanecerá hasta el domingo, día en que inaugurará la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.

Comentarios

Fotos más vistas