A 150 años de la aparición de la Virgen de Lourdes

Nacional / INT

Fotos: EFE.
12 de Febrero de 2008.

A 150 años de la aparición de la Virgen de Lourdes

12 fotos, Fotos: EFE.
12 de Febrero de 2008. »


Unos 70 mil peregrinos se reunieron ante la Gruta de Lourdes para evocar la primera aparición de la Virgen a Bernadette Soubirous en el lugar
donde ocurrió hace 150 años.

Los oficiantes y fieles se dirigieron en procesión y cantando el rosario hasta la gruta, precedidos por una cruz dorada y seguidos por los pendones bordados de muchas diócesis.

Las conmemoraciones del 150 aniversario empezaron con una misa al aire libre concelebrada por 800 sacerdotes, 25 obispos y un cardenal y cantada en los seis idiomas.

Lourdes es el lugar santo cristiano más visitado tras el Vaticano y ha alcanzado la cifra récord de 8 millones de visitantes en el año de su aniversario.

El relato que Bernadette hizo en dialecto gascón de su primer encuentro con la dama de la gruta, el 11 de febrero de 1858, fue leído por sacerdotes en los seis idiomas del Santuario, que son los de los países o regiones de donde procede el mayor número de peregrinos: francés, italiano, español, alemán, inglés y holandés.

El obispo de Lourdes y guardián de los Santuarios, Jacques Perrier, señaló “Lourdes es un lugar donde cada uno puede encontrar una razón para recuperar la confianza en Dios y en el Hombre, es una iglesia a cielo abierto”.

A la virgen de Lourdes se le considera la patrona de los enfermos, debido a eso los devotos le piden salud.

La dama, aquel 11 de febrero, se limitó a pasar las cuentas del rosario sin decir nada mientras Bernadette rezaba; no reveló ese día quién era, pero el fervor popular inmediatamente vio en esta aparición a la Virgen y a partir de ese día los peregrinos acompañaron a la joven a la gruta.

Los Santuarios de Lourdes quedaron abiertos toda la noche, porque los peregrinos, hace siglo y medio, empezaron a congregarse ante la gruta de madrugada para esperar la llegada de Bernadette.

Fuera de los santuarios el ambiente es más prosaico; en las tiendas de souvenirs se venden abanicos con la imagen de “Bernardita en su choza”, botellas en forma de Virgen para llenarlos de agua de la gruta o cirios gigantes que hay que llevar a hombros entre dos.

La luz dorada que bañaba el paisaje de montañas de Lourdes contribuyó incluso, junto con los coros y la música de órgano, a crear una magia muy apropiada para la ocasión.

Lourdes, una ciudad de 15 mil almas con tres camas de hotel por habitante, adornó sus calles con banderas azules y blancas de la Virgen.

Comentarios

Fotos más vistas