Castillo cumple un siglo esperando a su difunto dueño

Nacional / INT

En la rambla montevideana, el Castillo Pittamiglio lleva un siglo cautivando a vecinos y turistas con siniestras esculturas, torres desparejas y leyendas sobre su difunto dueño, un excéntrico alquimista que, aunque lo legó a la ciudad, prometió en su testamento volver a morarlo después de resucitar.


Fotos: EFE

Castillo cumple un siglo esperando a su difunto dueño

8 fotos, En la rambla montevideana, el Castillo Pittamiglio lleva un siglo cautivando a vecinos y turistas con siniestras esculturas, torres desparejas y leyendas sobre su difunto dueño, un excéntrico alquimista que, aunque lo legó a la ciudad, prometió en su testamento volver a morarlo después de resucitar.


Fotos: EFE »


El ingeniero y alquimista Humberto Pittamiglio, que diseñó su propia tumba para que una vez cerrada no se pudiera reabrir, dejó escrito en su testamento que al resucitar regresaría al edificio para vivir de nuevo entre sus paredes y, quizá, finalmente terminarlo.


Vista interior del Castillo Pittamiglio.


En la rambla montevideana, el Castillo Pittamiglio lleva un siglo cautivando a vecinos y turistas con siniestras esculturas, torres desparejas y leyendas sobre su difunto dueño, un excéntrico alquimista que, aunque lo legó a la ciudad, prometió en su testamento volver a morarlo después de resucitar.

Puertas que no conducen a ninguna parte, ventanas ciegas, símbolos ocultos e inquietantes pasillos laberínticos: todo en él parece esconder un misterio, aunque el mayor de sus enigmas sigue siendo su arquitecto y morador, el ingeniero y alquimista Humberto Pittamiglio (1887-1966), hijo de emigrantes italianos.

En 1910, el joven Pittamiglio, de 23 años, compró unos terrenos en Punta Trouville, frente al Río de la Plata, para asentar su casa, su laboratorio y su templo.


Desde entonces, cientos de leyendas han rodeado al castillo, donde se llegó a decir que estuvo escondido el Santo Grial y donde, según los vecinos, se llevaban a cabo ritos satánicos y grandes orgías.

Aún hoy, flanqueado por dos anodinos edificios de apartamentos, despierta pasiones encontradas gracias a un estilo arquitectónico imposible de clasificar que asoma desde su fachada, en la que se mezclan una réplica de la escultura de La Victoria de Samotracia, muros de ladrillo y símbolos masónicos grabados en piedra.



"Su padre era zapatero y su familia, muy pobre, pero él consiguió prosperar hasta convertirse en un prestigioso arquitecto", explicó la escritora uruguaya Mercedes Vigil, autora de un libro sobre Pitamiglio titulado "El alquimista de la Rambla Wilson".

Fueron su carácter reservado, su inclinación por lo esotérico y su ferviente religiosidad los que le llevaron a abrazar el arte de la alquimia, una antigua práctica que transforma los metales en oro y que encierra una filosofía basada en la búsqueda de la inmortalidad a través de la pureza del alma.


"Los vecinos le temían, porque le veían pasear a altas horas de la madrugada con su larga capa de forro carmesí", recordó Vigil, quien como oriunda del montevideano barrio Punta Carretas, donde se ubica la edificación, oyó desde joven las historias que del lugar se contaban.

Se le achacaron cultos satánicos, pero en realidad lo que en su casa se fraguaban eran experimentos con metales, estudios de química y matemáticas, y una búsqueda constante a través de la meditación de la luz que le daría la juventud eterna.


"Era muy cristiano y llegó a ser muy amigo del Papa Pio XII, de quien se dice que le dio el Santo Grial para que lo guardara en su casa", agregó la escritora sobre uno de los mitos.

El interior de su castillo, donde en la actualidad funciona un centro cultural y en el que se realizan visitas guiadas, "despierta toda clase de emociones a quienes lo visitan".


A cada paso, el visitante se encuentra con símbolos ocultos, escudos camuflados e imágenes fantásticas, imposibles de descifrar y entender sin la ayuda de un experto.

Pittamiglio encontró que la alquimia casaba también con su estilo de vida, marcado por la necesidad de esconder su homosexualidad ante una sociedad de principios de siglo XX especialmente conservadora.


De su casa Humberto logró hacer un templo donde se dedicó a buscar la paz que ansiaba, aunque para ello pasó prácticamente toda su vida ideando y construyendo en él nuevas salas, torres y patios.

Comentarios

Fotos más vistas