Proclaman beato a Juan Pablo II

Nacional / INT

Fotos: AP y EFE
Domingo 01 de mayo de 2011

Proclaman beato a Juan Pablo II

14 fotos, Fotos: AP y EFE
Domingo 01 de mayo de 2011 »


El papa Benedicto XVI beatificó el domingo a su antecesor Juan Pablo II ante 1,5 millones de personas que llenaron la Plaza de San Pedro y las calles aledañas, en un festejo jubiloso que acercó al amado pontífice a la posible canonización.

Las multitudes en Roma y varias ciudades del mundo estallaron en gritos, aplausos y lágrimas en el momento de develarse una enorme foto de Juan Pablo sonriente sobre la loggia de la Basílica de San Pedro.

"Restauró al cristianismo su verdadero rostro de religión de la esperanza", dijo Benedicto en una homilía que incluyó recuerdos personales del hombre al que aprendió a "venerar" durante casi un cuarto de siglo de colaboración.

Los príncipes herederos de España, Felipe y Letizia, junto con el premier italiano Silvio Berlusconi, el presidente mexicano Felipe Calderón, el líder del sindicato Solidaridad y ex presidente polaco Lech Walesa, así como el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, estaban entre los presentes.

La beatificación busca elevar la moral de una iglesia golpeada por la crisis de los abusos sexuales de menores, pero también ha provocado la indignación de los grupos defensores de las víctimas porque el escándalo se produjo durante el pontificado de 27 años de Juan Pablo.

La hermana Marie Simon-Pierre transporta el relicario que contiene la sangre del papa Juan Pablo II, durante la ceremonia de beatificación.

Benedicto declaró a Juan Pablo "beato" poco después del inicio de la misa, realizado bajo un cielo despejado y ante un mar de banderas polacas blancas y rojas, una escena que recordó el funeral de Juan Pablo en 2005, cuando unas 3 millones de personas le rindieron homenajee.

Benedicto recordó ese día hace seis años y señaló que el inmenso dolor se vio compensado por una enorme gratitud por su vida y pontificado.

Miles de peregrinos, muchos de ellos polacos, pasaron la noche en puentes y piazzas de la ciudad y acudieron a San Pedro apenas se abrieron las barreras con una hora de anticipación.

Después de una misa de casi tres horas, Benedicto oró frente al ataúd de Juan Pablo dentro de la Basílica de San Pedro, que permanecería abierto durante la noche y todo el tiempo necesario para que pasen las multitudes de fieles que quieren rendirle homenaje.

El ataúd sellado ocupará una capilla lateral en la basílica junto a la famosa escultura de la "Piedad" de Miguel Angel.

La policía, autoridades del gobierno y el Vaticano estimaron la cifra de los que asistieron a la misa en 1,5 millones. Apenas unos cientos de miles cabían en la Plaza de San Pedro y las calles aledañas.

Fue la beatificación más rápida de que se tenga conocimiento, apenas seis años después de la muerte de Juan Pablo.

En México, miles de personas hacían una oración de vigilia en la Basílica de la Virgen de Guadalupe, en la ciudad de México, mientras dos pantallas grandes dentro de la iglesia proyectaban las celebraciones en Roma.

Comentarios

Fotos más vistas